lunes, 22 de septiembre de 2014

Los sofás turquesas

Hola!
Hoy os voy a contar una historia personal, una historia que he recordado nada más ver las imágenes que os muestro a continuación.
Cuando era niña ya empezé a sentirme atraida por la decoración, y pienso que en gran parte ha sido influencia  de mi madre.
Un dia al volver del colegio y llegar a casa me encontré con una grata sorpresa,  la puerta de la salita se encontraba cerrada, mi madre agarró el picaporte y al abrir quedé prendada al ver los sofás turquesas que habían comprado! Eran preciosos y en aquella época resultaban modernos y caros! De tela de algodón turquesa y un ribete blanco en el respaldo.
Todo parecía distinto, los veía tan bonitos... La estancia la completaban un mueble bar de los de entonces ( habia uno en cada casa española) que mi madre ya habia transformado lacándolo de color blanco, junto con una mesa de centro.
Recuerdo aquel dia como si fuera hoy, y bastantes años después mi entusiasmo por los pequeños cambios en el hogar sigue intacto, emocionándome con cada detalle nuevo por pequeño que sea en cuanto a decoración se refiere.




Seguro que muchos de vosotros os sentís identificados conmigo.
Buen comienzo de semana!

Imágenes: mi casa revista.

6 comentarios:

  1. Pues claro que sí Lola, totalmente identificada, jejeje.....Qué recuerdos tan lindos, en casa mi mami se preocupaba y ocupaba mucho de la decoración tambien y las novedades nos entusiasmaban!!
    Un besotee, feliz semanita!!

    ResponderEliminar
  2. Lola, nos has transmitido con tu historia, ese mismo entusiasmo que sentiste al ver los sofas turquesas, ¡y nos hemos emocionado! No podemos estar más de acuerdo contigo, de cada detalle pequeño que incorporamos a nuestro hogar, ¡hacemos una fiesta!

    Un beso fuerte de las dos

    J&Y

    ResponderEliminar
  3. si!! yo también disfrutaba mucho los cambios en la decoración de la casa de mis padres cuando era chica. Un beso!

    ResponderEliminar
  4. Siii..a mi también me pasa. Al mínimo que cambias algo, cambia tanto la estancia. Y nos hace tan feliz!!!
    Estos sofás son una pasada! Le dan muchísima vida a la casa!

    Un besito y que disfrutes de el Otoño!

    ResponderEliminar
  5. Pues a mí ahora me importan mucho los espacios y la decoración, pero no recuerdo nada parecido de niña a lo que tú nos cuentas. Por lo menos no soy consciente.

    +besos

    ResponderEliminar
  6. Lola, en casa teníamos unos sofás en pana de terciopelo en azul klein, me fascinaban, su armadura era un buen sofá de madera caoba, me entusiasmaba, y creo que no he visto un sofá tan bonito. Y sí, me siento identificada porque yo creo que las cosas que amamos, y que nos fascinan tienen una historia detrás. Un besazo

    ResponderEliminar

Todos los comentarios con fin publicitario serán suprimidos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...